La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

lunes, 23 de abril de 2018

Qué horror!!











Hoy hice unas fotos para carnet y pasaporte. Y estoy corriendo de mí.
Dios ?¿¿¿cómo es posible????
Madre!! Quien me lo iba a decir???? Con lo guapina que era...Meto miedo al miedo...
No hay derecho. Un horrrorrrrr. Voy a caer en depresión y no voy a la calle en unos días. ...
Por lo menos hoy guardaré luto por mí, y quedo aquí con mi pena... ¿Cómo no había caído en la cuenta?

Claro, será que como en el espejo te miras a diario, no captas los desajustes ni cómo va esto del paso del tiempo.
El espejo estaba como muerto, calladín, para seguir siendo imprescindible, y yo en la parra, andando tan gallaspera por ahí.
Qué disgusto... Voy a "cebarme" a ver si cogiendo peso, arreglo algo, subo la ojera y de paso, disimulo la arruga.
Lo peor es que mi marido (también hizo foto ) renovamos a la vez, y ahora que lo pienso será lo último que renovaremos, porque los votos de "hoy te quiero más que ayer pero menos que mañana", no creo que se me logre... Porque no veas; él salió de rechupete, y me mostraba muy ufano la instantánea, mientras que servidora, miraba de lado, haciéndome la tonta con mi instantánea, a lo "disimulao".. Hasta que me dijo: "trae pacá"; y en esto abre mucho los ojos y dice: ¡hostiá!
Y aquí estoy llorando y viendo la tele, mientras escribo esto, mirando este aparato con recelo, por la rendija de la manta... No vaya a ser que me vean, -con tanta tecnología que hay-, y me manden vía satélite, un exorcista con una cruz, porque meto miedo.
Por cierto, si sube mucho la marea, hoy en Gijón, es cosa mía, por eso de que las lágrimas van al mar.
Pero este relato de "verdad verdadera", no acaba aquí ya que me dice el fotógrafo: "por favor, suba el hombro derecho", y yo le digo mientras me levanto de la silla: ¿por?
Y él, dirigiéndose a mi marido, -que estaba observando la escena pero que aún no había visto el resultado-, "es por el bolso, que lo cuelga ahí e hizo que se le -desmontara- el hombro".
Ay Dios!! Qué depre...
Pero lo cierto es que, llegué a una conclusión:
Voy a dejar de llorar y salir a pasear, porque dentro de unos años, miraré lo bien que estaba en estos tiempos... estos que no vivimos añorando lo que fuimos.
Porque lo hermoso de la vida es que pasen los años, que disfrutemos de nuestro presente. Que lo hermoso es aprender de la vida, dañar lo mínimo y amar lo máximo, empezando por amarnos a nosotros mismos; sin añoranzas de pasados, ni rencores, ni chepas que nos impidan caminar.
Ah! Eso sí, ya cambié el bolso de hombro, pa igualar y que caiga todo en armonía.