La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

martes, 24 de abril de 2018

R.I.P.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
A mí, esto de dar la "parpayuela", con el Más Allá y el más acá, me va, me va, me va... Como dice la canción.
Pero no os creáis, porque yo, atiendo mis deberes del plano físico, con toda la dedicación y responsabilidad.

Ahora mismo, mientras estábamos comiendo mi marido y yo, veo en una tertulia de la Primera cadena, cómo están hablando sobre las fosas comunes, producto de aquella deplorable guerra civil, que no acabamos de olvidar.

Mi amado padre, -que perteneció al bando perdedor-, era muy joven y además... en el pueblo y sin criterio establecido era un " tú pallá, tú pacá" como si fuera el juego del escondite, y así, muchos combatientes lucharon sin ideal por ideales de otros, aunque después, estuvieran en sintonía con la causa.
Él era una de las mejores personas que conocí. Amante de la naturaleza y de la vida.

Siempre inculcó la Unión, sin resentimiento alguno.

Pues a lo que voy: se buscan ADN, en restos, en el suelo, de esos fallecidos -matados, es más fuerte-, para venerar su muerte y si es posible ajusticiar más y más a alguien. No importa a quién.

Creo que nos olvidamos de los vivos, arrinconando a los "viejos" hacia esas residencias a los que apenas se visitan, y por otra parte, se buscan encarecidamente, para hacer "justicia" a los "bisabuelos o tatarabuelos" dado el tiempo transcurrido.

Los muertos, no están en los huesos enterrados.
Los que dejaron la tierra ¡Viven!
Bien lo sé...

Por cierto, los restos de mi abuela y mi abuelo paterno -este, muerto como resultas de esa guerra, al estar preso en una cárcel fría-, están perdidos en la tierra. Pero los percibo, cada noche, cuando paso revista a los que ya no están en este Planeta oscurecido.
Sí, los percibo tan cerca,  como aquellos que están identificados en una tumba.

Y pienso yo: quienes lanzan las cenizas al mar, o al monte, o al mismo río, tal vez sean también recriminados por sus descendientes, al no saber  a donde han de llevar flores.
D.E.P.
Y siempre Amor hacia los vivos y los que están también presentes, pero sin cuerpo físico.