La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

domingo, 30 de noviembre de 2008

Melancolía


Llueve, y los regueros de finas gotas llegan hasta la ventana. El cielo está plomizo, y todo hace presagiar una jornada gris.
Odio la monotonía y la pasividad. Me agrada el movimiento y las sensaciones que hacen que mi corazón se mueva de forma cardiaca para más tarde reposar.

Por eso amo los días entre nubes y sol; cuando la lluvia cae con fuerza y azota los cristales, para más tarde dejar paso a los rayos del Astro Rey.

Por eso hoy, se me antoja triste. Porque el cielo está lleno de nubes, y la lluvia fina está cubierta de monotonía, y penetra en mí cubriendo de melancolía mi Alma, que hoy está muda, porque no quiero escuchar.

¿Simpática, yo?


-Eres muy simpática, y… no lo pareces.
-¿Simpática, yo?
-Sí… tienes unos golpes muy graciosos, aunque cuando te descubrí parecías distante, y hasta un poco engreída.
-Ya ves… no soy, ni lo uno, ni lo otro. Y ¿Por qué te habías formado esa idea de mí?
-Yo te conocía de vista, y la verdad es que... no lo niegues, proyectas esa imagen; además alguien me lo había dicho.
-Ya… alguien. Y ese alguien ¿me conoce?
-No. Se lo habían comentado.

-¡Ah!

-¿Por qué te quedas tan callada?
-Pienso en la vida…
-¿En la vida?
-Sí. Pienso que puedes ser llama, vendaval, tormenta, sin haber sido nunca fuego, ni viento, ni agua…

-¡Qué raro hablas!

-¿Ves? Tú ahora, no comprendes lo que quiero decir, y sin querer ya me has cargado con otra etiqueta.
-¿Yo?.
-Sí, tú ya tienes un nuevo concepto de mí, también equivocado. Que soy un poco "rarina…"Anda… no te quedes tan callado, reconócelo… Venga…, reconócelo. No mires tanto al suelo… dime algo…

-Pienso que además... ¡Sabes leer el pensamiento!.

-No sé leer ningún pensamiento, pero sé cómo es el mundo que habitamos.