La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

miércoles, 29 de abril de 2009

Ya sé en dónde está el chico de la moto que busqué ayer.


¡Ya sé en dónde está!.
Lo descubrió, malherido, un pastor. Y llamó a una ambulancia desde su móvil.
Resulta que esta noche, cuando el sueño me invadió y los hados cubrieron mis ideas, hallé la solución.
Él, con su moto, y después del "o.k., te espero allí " se puso a subir aquella cima que esperaba culminar.
Pero, según me farfulló -y es que está un… bastante perjudicado- iba mirando continuamente sobre sus ruedas, para ver si yo al fin, me decidía a seguirle.
Y claro, él mirando hacia atrás y la moto hacia adelante, no formaron un buen equipo y se cayeron por la media ladera, llegando casi al río.
Ahora está entrando en razón, pero no para de preguntarse:
¿Quién sería el sinvergüenza que envió ladera abajo?:
Unas flores mustias, como símbolo de un Réquiem, que para colmo, me azotaron la cara.
Un botón, que me taponó la respiración, entrando cuan jabalina en mi boca abierta por quejidos.
Un nube que me regó mientras yacía en la semiinconsciencia .
Y por si faltara algo, observé una sonrisa, pasar de largo tornándose carcajada y atronando los valles, mientras una letanía de palabras absurdas, llegaban de la cima.
Y entonces yo cierro mi boca y salgo de puntillas, diciéndole:
“Descansa, amor. Lo necesitas”

23 comentarios:

  1. Jejeje Celia. Yo hubiera hecho lo mismo.Que descanse.
    Me ha encantado leer estas dos historias del chico de la moto que me han parecido divertidas, ágiles y ocurrentes. Que pena que sean tan cortitas...

    Un abrazo.

    Maat

    ResponderEliminar
  2. Ay, pobrecillo... Que se pegó una leche por estar pendiente!
    Él se pondrá bien, pero mejor que se compre un coche, que las motos por muy grandes que sean,
    son más inseguras.

    Besos, Celia.

    ResponderEliminar
  3. jajaja...increible!!! Ya decia yo...
    Este chico no está ya para demasiada fiesta, jiji...
    Psss...!!! que descanse...

    Besos.
    Nyma.

    ResponderEliminar
  4. Me parece que ese personaje no era muy buen conductor.

    Pero las historia es genial. Ya ves a veces pensamos que hacemos un favor a alguien y el resultado es totalmente contrario a lo que inicialmente deseabamos.

    Jeje, muy bueno...

    Un abraciño

    ResponderEliminar
  5. Hola Maat.
    Sí; parece que el pobre, está descansando. Eso le pasó por correr, sin miarar hacia donde va.
    Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  6. Lourdes.
    Esta noche, cuando el sueño lo alcance, le diré:
    "Dice Lourdes que te compres un coche, por eso de la seguridad"
    Esperemos que te haga caso. jejej
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Nyma. Sí. Mejor que se esté quietecito una temporada.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. JE...HASTA PARA ESTE TIPO DE RELATOS ERES GENIAL.BESOS PARA TI MI QUERIDA CELIA.MJ

    ResponderEliminar
  9. ¡Jaja! Me encantó, has soñado lo que correspondía, Celia, y con justa razón. ¡Qué arte para los sueños, amiga!
    Besos y cariños.

    ResponderEliminar
  10. Me imagino que irás a la clínica a visitarle; desde luego con tus mejores galas, por no insistir un poco más para que le acompañases; yo lo haría.
    Ne encantó la historia.
    Besos.
    Conchi

    ResponderEliminar
  11. Entonces menos mal que no seguí el impulso de montarme en la moto a la primera... JAJAAJAAJAJAJJA

    Así que espero la chica lo busque y lo cuide muy bien...

    Abrazos y besos
    Me han gustado las dos historias

    ResponderEliminar
  12. M. José. ¿Genial yo? Ummm, me suena a música celestial.
    Tú sí que eres una maravilla.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Liliana. Es que los sueños, algunas veces nos sorprenden.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Hola Conchi. Mi protagonista también tiene su orgullo. No irá a visitarle nunca más. Por no esperar un poco y arrancar la moto con chulería.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Carolina.
    ¿Estarían los dos "estrapayados" en el suelo? ¡Quién lo sabe!.
    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Vale, díselo. Que se compre un coche, que ahí sí te subes con él, eh? Me subiría hasta yo...
    jajaja

    ResponderEliminar
  17. ¡Cuanto puede una segunda parte cambiar una historia!
    Muy bien...
    Estaba viendo tus libros edtados, me los voy a descargar el fin de semana.
    Apapachos

    ResponderEliminar
  18. Jajaja, qué estupendo final para el relato, en el que nos fuimos molestos por no haber acudido a tu cita...¡ayns pobre!
    Muy bueno de verdad!
    Igual haces un vestido que una camisa,jajaja
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Como somos todos pensando mal, que se habia ido sin avisar y el caso es que se estrello.
    Pobre,cuidalo bien, porque para otra vez igual no la cuenta.
    Un abrazo Celia.

    ResponderEliminar
  20. Una forma redonda de cerrar el anterior relato, Celia:
    con un inmenso sentido del humor... y del amor.

    Un beso.

    Soledad.

    ResponderEliminar
  21. Y nosotros pensando que se fue con otra... ¡¡mal pensad@s!!
    jajaja, me gusta que nos regales un final feliz.

    Besos

    ResponderEliminar
  22. celia , menos mal que aparecio ,porque mira que le pusimos a caldo el otro dia .....jajajjaa tela con opinar antes de saber jajajaja ,hombre yo tambien me hubiera ido y que se le pase pronto , hay nenina deja que duerma para que olvide , mil besos tesoro de mujer .

    ResponderEliminar
  23. JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

    ¡QUE ARTE!!!

    Me hubiese "gustao" verte esa cara tuya... ante el "espectaculo"...

    jajajajajajajajaja

    Un beso

    ResponderEliminar