La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

jueves, 1 de octubre de 2009

Un problema

Tengo un problema y, por si acaso alguien de tan distinguido lugar, pasa por este, mi espacio, procedo a relatar:
Hace dos días, llegaron a un prado -cerrado con seto, pero no con muro-, un rebaño de ovejas (sobre una docena).
Salí para preguntar a derecha, izquierda, arriba y abajo, si alguien había perdido esos animales, y parecen que no son de nadie.
Entonces llamo al 112, y una mujer, sumamente amable, me pasó con la Policía Local, que me han dicho, no es tema de su incumbencia; que eso pertenece a la Guardia Civil. Y la Guardia Civil hace lo propio y me deriva a la Policía Local, o al Lacero Municipal, cuyos teléfonos parece que no dan señal, por lo menos en estos días.
Bueno... y ¿ahora qué? ¿En dónde está la responsabilidad de los que nos Gobiernan ante las situaciones de la vida? ¿Por qué todo el mundo parece lavarse las manos de esto y de otras muchas cosas?
¿Qué hago?
¿Qué las empuje a su suerte y a quien pueda sufrir un percance al encontrarse con ellas entre las ruedas?
No me queda duda.
Estoy convencida de que la gran mayoría, en este mundo en donde debería primar la responsabilidad y el servicio a los contribuyentes, cada uno va a lo suyo y les importa un bledo la suerte ajena.
Os dejo... tengo que cuidar de mi inesperado rebaño.

15 comentarios:

  1. DIOS MIO ¡¡QUE MUNDO DE LOCOS!!
    TE VEO DUEÑA DE UN INESPERADO REBAÑO¡¡UPS!!
    BESOS Y NOS VEMOS.MJ

    ResponderEliminar
  2. Vaya, Celia, me lo dices o me lo cuentas?
    Aquí cada uno va a lo suyo, y lo de los demás le importa un bledo, vaya.

    Besos, guapa!

    ResponderEliminar
  3. Si es cierto Celia. A nadie le importa la suerte ajena y estamos llenos de sitruaciones absurdas en que no sabes si lo que falta es cerebro o si tener cerebro es hacerse el imbecil. Un abrazo bonita .

    ResponderEliminar
  4. Sí, parece que nos importa un bledo lo que ocurre a nuestro alrededor, o un poquito más allá.
    Si yo te contara...

    ResponderEliminar
  5. jajaja Hola Celia:

    Pues nada chica, si no están marcadas y no son de nadie... Estamos en tiempos de crisis, igual te d a para hacer algún queso y venderlo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Vaya Celia te han dejado un rebaño de abandonadas y lindas ovejitas. Por un lado suena muy bonito pero por otro.... hay que cuidarlas a todas. No será una prueba del señor. El capítulo que habla de las ovejas descarriadas? Hablando en serio Celia, me parece de una total irresponsabilidad la actuación del Ayuntamiento; como par ponerle una denuncia!

    ResponderEliminar
  7. Celia, ayer intenté comentarte pero no me dejo mr blogger,
    Te decía que llames a la protectora de animales o a medio ambiente. Al fin y al cabo son animalitos. Temo que le haya pasado algo al pastor.
    Un abrazo y quiero saber el final de la historia.

    ResponderEliminar
  8. Amigos:
    En el momento en el que contemplé la entrada de las ovejitas, la imaginación se desbordó y comencé a pensar:
    ¡Gracias Dios!. Me consideras una corderita, y me has enviado amigos para compartir mis buenas intenciones...
    Pero al rato pasé un poco de revista a mi vida exterior e interior, y me di cuenta de que la cosa no iba por ahí.
    Después me acordé que había perdido mi Musa, y ¿será que viene ahora en manada?
    Y fui a su encuentro con lápiz y papel, diciendo ¡Venga, dictarme amigas que soy toda dedos!
    Pero me di cuenta de que me estaban mirando con mirada lastimera y entonces, tomé conciencia de mi realidad de buscadora de dueños, para mas tarde hacer de pastora...
    ¿El final de la historia?
    Ayer, a eso de las ocho de la tarde, después de alguna vicisitud, apareció por la carretera, allá a lo lejos, un camión con toldo de transporte de ganados.
    Después de alertarle que allí tenía su prole, llegó un matrimonio encantador. Nos pidieron mil disculpas, nos agradecieron nuestros servicios de guardería hasta lo indecible y nos ofrecieron por activa y por pasiva, un corderito.
    Después de haber visto la mirada que tienen estos animales, esa mirada bondadosa y limpia de la que deberíamos tomar nota, pienso que jamás volverá a estar en mi plato.
    Siento todo este rollo, pero la verdad es que como siempre pongo mi balanza a funcionar, hago lo propio, y por supuesto, pesa más el lado positivo.
    ¡Ah! Me olvidaba
    Para meter las ovejas en el camión de transporte hay que cercarlas, el experto hacia rrrrriiiiiikkkkkk
    y entonces ellas miraban, pero se resistían a marchar.
    La experta llamaba a una que tenia por nombre Lucía, pero no veía mucho ya que también se escurría.
    A mi marido le dijeron que situara a un lado y a mi me asignaron el otro, por eso de colaborar.
    Y con esto, la historia dijo fin.
    Ahora que estoy libre, iré el lunes al Ayuntamiento. Necesito una explicación.
    Amig@. La verdad es que a la Sociedad Protectora de Animales, no he llamado, pero por si acaso, tomo nota.
    Besos con corazón de cordera. Por lo menos hoy.

    ResponderEliminar
  9. Celia, que bonito relato el de estos corderitos.
    Lastima que los querran para llevarlos al matadero, de ahi venian las miradas tristes de ellos.
    Y pensar que somos carnivoros grrrr

    ResponderEliminar
  10. Una historia dulce con final feliz.Yo pienso que dejaron buena energía y las musas se sirvieron de ellas. Besos

    ResponderEliminar
  11. Marian, Gloria. Ha sido con final feliz.
    Además, un queridísimo compañero de blogs, y gran poeta, me ha facilitado mucha información, por si acaso, me veo en otra situación parecida.
    Muchísimas gracias por ello,
    Y a vosotras, Maríán y Gloria mi mayor agradecimiento por vuestros comentarios.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Me alegro de este final feliz.
    Veo la mano de tu musa, que quizás se llamara Lucía, escribe esta historia, jaja, puede darte juego.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Jajaja
    Hasta para quejarte,tienes gracia,jajaja
    Te has convertido en pastora involuntaria,querida Celia!
    ¿No te las habrán regalado misteriosamente?
    Es que, no sé qué pensar,ya que un rebañito no se abandona y que hayan aparecido de la nada...
    Pues qué quieres que te diga...yo tengo una gran imaginación,así que me quedo en eso:
    Te las han regalado vete tú a saber si algún duende travieso.
    Besos para ti y las ovejitas.
    En cuanto a lo demás que comentas...
    No me digas que no sabías que pasan olímpicamente de todo!!!

    ResponderEliminar
  14. Acabo de leer tu comentario...
    ¡Lastima que no fuesen los trasgos los que decoraran tu existencia con las lindas ovejitas!
    Menuda experiencia,¿eh?
    Genial lo de salir con lápiz y papel a que te dictaran...
    Jajaja
    Más besos.

    ResponderEliminar