La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

sábado, 28 de abril de 2018

Ayer, en Pola de Allande.








Ayer, en Pola de Allande. Gracias a toda la organización: Al Alcalde D. José Antonio Mesa, que presentó el acto, a mi lado; Tania Mariñas, al frente de la Biblioteca pública de Pola; gracias a la Organización y a todos los presentes que hicieron que mi Alma, vibrara de alegría.
Mi decimo primer libro, "Que las ortigas no inunden tu jardín" es un canto a la vida, al positivismo y al Amor, siendo conscientes de que también la oscuridad sirve al Alma para el descernimiento y la evolución.
No dejo de dar las gracias a la Vida.
Paz y Amor.
 

martes, 24 de abril de 2018

R.I.P.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
A mí, esto de dar la "parpayuela", con el Más Allá y el más acá, me va, me va, me va... Como dice la canción.
Pero no os creáis, porque yo, atiendo mis deberes del plano físico, con toda la dedicación y responsabilidad.

Ahora mismo, mientras estábamos comiendo mi marido y yo, veo en una tertulia de la Primera cadena, cómo están hablando sobre las fosas comunes, producto de aquella deplorable guerra civil, que no acabamos de olvidar.

Mi amado padre, -que perteneció al bando perdedor-, era muy joven y además... en el pueblo y sin criterio establecido era un " tú pallá, tú pacá" como si fuera el juego del escondite, y así, muchos combatientes lucharon sin ideal por ideales de otros, aunque después, estuvieran en sintonía con la causa.
Él era una de las mejores personas que conocí. Amante de la naturaleza y de la vida.

Siempre inculcó la Unión, sin resentimiento alguno.

Pues a lo que voy: se buscan ADN, en restos, en el suelo, de esos fallecidos -matados, es más fuerte-, para venerar su muerte y si es posible ajusticiar más y más a alguien. No importa a quién.

Creo que nos olvidamos de los vivos, arrinconando a los "viejos" hacia esas residencias a los que apenas se visitan, y por otra parte, se buscan encarecidamente, para hacer "justicia" a los "bisabuelos o tatarabuelos" dado el tiempo transcurrido.

Los muertos, no están en los huesos enterrados.
Los que dejaron la tierra ¡Viven!
Bien lo sé...

Por cierto, los restos de mi abuela y mi abuelo paterno -este, muerto como resultas de esa guerra, al estar preso en una cárcel fría-, están perdidos en la tierra. Pero los percibo, cada noche, cuando paso revista a los que ya no están en este Planeta oscurecido.
Sí, los percibo tan cerca,  como aquellos que están identificados en una tumba.

Y pienso yo: quienes lanzan las cenizas al mar, o al monte, o al mismo río, tal vez sean también recriminados por sus descendientes, al no saber  a donde han de llevar flores.
D.E.P.
Y siempre Amor hacia los vivos y los que están también presentes, pero sin cuerpo físico.


Algunas veces...










Algunas veces nos apartamos de alguien, creando enemistad.
"Tengo mis razones" y cada vez que recordamos a esa persona, las razones discurren como un torrente embravecido, por nuestro cerebro, ese que nos recuerda los dimes y diretes de la contienda interior.
Siempre pensamos que el culpable es el otro...
¡Craso error!
En una contienda nunca interviene una sola parte...
Supe, que la felicidad interior no quiere letanías pesadas, ni recuerdos hirientes y sí, sabe de abrazos sinceros y de perdón hacia sí mismo y hacia los otros.
Porque la felicidad es sublime y se engalana en el Amor, la Paz y la Unión.
Qué bonito es caminar ligero, sin resentimientos ni deseos oscuros.
Qué bonito es Vivir!!!

Gracias, Vida!!!!








Gracias, Vida, porque me diste el regalo de vivir. Porque me hablaste al oído para decirme que la bella humanidad se desangra entre hambres, penas, guerras... Y me diste la oportunidad de encontrar en mí esa Energía Sublime, que llega, sin frontera alguna, a regar recuerdo de Amor. Y que esa Energía Sublime, en todos Es.
Me dijiste que esa Energía de Amor, cura llantos, y es recuerdo de Vida Eterna para aquel que vive. Pero el ser humano, inmerso en su contienda, a menudo, no se percibe Vibración de Existencia.
Me hablaste suavemente y desde el corazón, para que fuera ejemplo de cómo vivir hacia los demás, pero ahí, Vida, algunas veces me callo y otras grito un poco más de la cuenta, y eso no es bueno, porque el ser humano desea recibir lo que espera recibir, y si espera calma y llega viento, pues... Se aleja de Ti. Y de Él mismo.
Me dijiste que hablara del Amor infinito que Es igual en todo ser humano, pero que en unos duerme y en otros grita el Amor, para ser recuerdo.
Me dijiste que abrace desde el corazón, pero el otro día, y seguida por un ímpetu mío, vi a un señor solo que pedía limosna y le di un abrazo junto a unas palabras de consuelo y él me dijo: "¡leches! Yo quiero unas monedas, con los abrazos no como"
Y la gente se arremolinaba porque, las muestras de cariño, son peligrosas en estos tiempos, y tal vez interpretaron un "affaire" con aquel hombre del suelo, que por no tener... Ni un diente que asomara a su sonrisa triste..
Claro... Eso de las malas interpretaciones, no me lo habías dicho. Sólo pides que sea Amor.

Y ante mi sorpresa me dices;
"Pero en el Amor está: educar en valores a la infancia. Amar cada momento, sin resentimientos ni odios en el corazón. Aceptar los diversos senderos elegidos por los seres humanos; pero a quien perturba en el camino, otro habrà  que le recuerde que los pasos en armonía se viven más ligeros.
Aceptar que el ser humano, puede elegir cuestas muy empinadas y por ello, otro ser humano habrá que le ayude a subir ese camino hostil"

Vida!! Me estás mostrando un supuesto cielo...

"Hacer en la tierra Cielo es el primer paso para alcanzarlo en tu interior"
¡Ah!

lunes, 23 de abril de 2018

Arte- Centro Cultural Valey
















ARTE:...
Una sonrisa o una mueca triste, que en su gloria o desdén
busca lucir.

Una imagen robada a un corazón,
se eleva para ser contemplada.
Armonía de luz y también de sombra,
para que el visitante, boquiabierto o triste, trace un regazo, o la osadía de no mirar lo que el pintor desea, que llegue al corazón.
El cuadro o la talla, tras la cortina del sentimiento... se ha de descubrir poco a poco.
La grandeza de la pintura, de la escultura,
del arte, para que sea arte, ha de haber nacido mucho tiempo atrás,
en ese alma de artista
que esboza cuadros de lienzos y colores.
Un corazón, traza formas con pinceles y otro corazón, observa.
Sintonía o desintonía para un veredicto.
El arte no es forma ni figura.
El arte, es narración de sentimientos, que fluye en las vertientes de los suspiros o los llantos.
El arte es, un paso y un camino que refleja, lo que siente el Alma del artista.
Pintores... Pintoras de la vida
Escultores, de luces y de sombras
Pinceles, que buscan unas manos
Que se dejan llevar...
Pintor... constructor de un mensaje de Amor
En lienzo o en el mismo suelo.
Pintor de la impaciencia que corres
Para plasmar tu obra en la pared.
Pintor… de fantasía, que dejas volar
Esa emoción de visiones no vistas,
Pero que sí, percibes dentro.
En ti.
Pintor de realidades, que ajustas tu mirada
A la mirada del que posa...
Sí, del que posa impaciente...
Deseando ver un lienzo
Con su historia plasmada, tras su marida
Triste o alegre...
Pintor... inmortal, con su presencia ausente
Que luces esas obras, en el Prado, en el Louvre o en el mismo Hermitage
Mostrando historias de princesas, de reinas
también de lacayos y plebeyos.
Escribes con pinceles... Miradas, en los ojos, que desvelan secretos olvidados
trasladando el sentimiento interno del que posa....
Pintores de este hoy, bañados de talento, de abstracciones, de Luz
También de sombra...
Porque todo es bello y necesario
Para que la pintura se engalane
Y se vista de fiesta, en estas salas y en otras muchas más
En donde las emociones nos embriagan
y nos recuerdan la grandeza escondida
En el talento humano...

celia

Reflexionando








Una vez, hace ya mucho tiempo, pasó un huracán que azotando la tierra, sembró muerte y destrucción.
Hubo un silencio y poco a poco, aquellos que sobrevivieron, comenzaron a despertarse, observando el triste panorama ante sus ojos.
No hubo lamentos, no hubo ni tan siquiera abrazos de reencuentro, después del caos.
Un pensamiento viajaba entre silencios:...
Cuánta belleza teníamos ante nuestros ojos, y no era vista. Cuánto divagué sobre aquel vecino ruidoso, y cuántas horas de mi vida juzgando a los demás...

Por eso es tan hermoso apreciar un nuevo día; arañar los momentos de felicidad; decir "te amo" a quien se ama. Agradecer a la vida tanta belleza repartida.
Decretemos llevar siempre la bandera de la felicidad, del positivismo y el Amor, anclada en nuestro pecho.
¡Vive! ¡Ama! ¡Anima a los corazones dormidos!
Siembra Amor, sin mirar si ese Amor, crece o no. Eso ya no está en tus manos.

Reflexiones en atardeceres y mañanas

Actividades confirmadas.






Actividades cerradas:
Día 27 de Abril, Biblioteca en Pola de Allande: Presentación de mi décimo primer libro: "Que las ortigas no inunden tu jardín"

Día 7 de Mayo, Feria del libro de Oviedo: Participación con la Asociación de Escritores de Asturias, lectura de uno de mis textos.
...
Día 11 de Mayo, festival poético en Nava: Participación con la Asociación de Escritores de Asturias, lectura de uno de mis poemas.

Día 25 de Mayo, Foro Acce Marbella: Representación de mi cuarta obra de teatro: "Hija, has muerto y ¿dices que estás viva?"

Día 15 de Junio, Feria del libro de Gijón: Carpa 1, a las 19:15, presentación de mi décimo primer libro: "Que las ortigas no inunden tu jardín"

Día 9 de Octubre, Centro Asturiano de Madrid.
Y mucho más...

Qué horror!!











Hoy hice unas fotos para carnet y pasaporte. Y estoy corriendo de mí.
Dios ?¿¿¿cómo es posible????
Madre!! Quien me lo iba a decir???? Con lo guapina que era...Meto miedo al miedo...
No hay derecho. Un horrrorrrrr. Voy a caer en depresión y no voy a la calle en unos días. ...
Por lo menos hoy guardaré luto por mí, y quedo aquí con mi pena... ¿Cómo no había caído en la cuenta?

Claro, será que como en el espejo te miras a diario, no captas los desajustes ni cómo va esto del paso del tiempo.
El espejo estaba como muerto, calladín, para seguir siendo imprescindible, y yo en la parra, andando tan gallaspera por ahí.
Qué disgusto... Voy a "cebarme" a ver si cogiendo peso, arreglo algo, subo la ojera y de paso, disimulo la arruga.
Lo peor es que mi marido (también hizo foto ) renovamos a la vez, y ahora que lo pienso será lo último que renovaremos, porque los votos de "hoy te quiero más que ayer pero menos que mañana", no creo que se me logre... Porque no veas; él salió de rechupete, y me mostraba muy ufano la instantánea, mientras que servidora, miraba de lado, haciéndome la tonta con mi instantánea, a lo "disimulao".. Hasta que me dijo: "trae pacá"; y en esto abre mucho los ojos y dice: ¡hostiá!
Y aquí estoy llorando y viendo la tele, mientras escribo esto, mirando este aparato con recelo, por la rendija de la manta... No vaya a ser que me vean, -con tanta tecnología que hay-, y me manden vía satélite, un exorcista con una cruz, porque meto miedo.
Por cierto, si sube mucho la marea, hoy en Gijón, es cosa mía, por eso de que las lágrimas van al mar.
Pero este relato de "verdad verdadera", no acaba aquí ya que me dice el fotógrafo: "por favor, suba el hombro derecho", y yo le digo mientras me levanto de la silla: ¿por?
Y él, dirigiéndose a mi marido, -que estaba observando la escena pero que aún no había visto el resultado-, "es por el bolso, que lo cuelga ahí e hizo que se le -desmontara- el hombro".
Ay Dios!! Qué depre...
Pero lo cierto es que, llegué a una conclusión:
Voy a dejar de llorar y salir a pasear, porque dentro de unos años, miraré lo bien que estaba en estos tiempos... estos que no vivimos añorando lo que fuimos.
Porque lo hermoso de la vida es que pasen los años, que disfrutemos de nuestro presente. Que lo hermoso es aprender de la vida, dañar lo mínimo y amar lo máximo, empezando por amarnos a nosotros mismos; sin añoranzas de pasados, ni rencores, ni chepas que nos impidan caminar.
Ah! Eso sí, ya cambié el bolso de hombro, pa igualar y que caiga todo en armonía.