La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.

La Perla de la Unión. Un Simbolismo Universal.
La "PERLA DE LA UNIÓN". Si todos aunáramos Creencia, en un Ser Único, sabiéndonos parte de Él mismo, la vida cambiaría.

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...

Mi obra Maestra. Ven, dame la mano, vamos a recordar quién eres...
Amazón y descarga libre en Celia Álvarez Fresno Mis libros

viernes, 1 de mayo de 2009

Sábados literarios de Mercedes. "Me aburro"



Me aburro, y... eso sí que es extraño, porque siempre estoy en ebullición.
Pues... miro por la ventana y veo que la gente pasa y entra en el parque con niños de la mano. Uno de ellos juega a la pelota contra un arbolito que está abriendo su vida, allá al fondo del jardín, y venga ¡zas! y ¡zas!
Mientras, su papá se afana en hacer lo propio cortando florecitas, que a buen seguro les pondrá un lazo como presente para el día de la madre.
Y... patada va, patada viene... me apetece bajar, a darle un estirón de orejas a padre y a hijo, poniendo fin a la historia de busos de corteza y de tala de flores, que sólo desean vivir al sol, y dar belleza.
Me gustaría imaginar al pobrecito que no puede moverse... con unas calzas grandes, sacando esas raíces que yacen en la tierra y devolver un raizazo el niño machacón, empeñado en magullar a quien no le hizo nada. Y que le corriera maderazo va, maderazo viene, en el trasero. Para que sepa lo que duele que te peguen...
Y al papá, cortarle el aliento llamando a la destinataria de sus flores, para que vea de dónde vienen antes de ponerles lazo.
Porque... ¿alguien creyó que estar callado, sin responder a quien te agrede, es sinónimo de no tener sentimientos?

35 comentarios:

  1. Hola Celia, estaba un poco aburrida y me puse a pasear por el espacio virtual y encontré tu blog y otros muy bonitos y muy interesantes, encantada de visitarte, saludos,
    Carmen

    ResponderEliminar
  2. Celia, tenés muchísima razón, yo haría lo mismo que vos y el arbolito si tuviera vida.
    ¡Cómo podrán ser educados los niños si los padres no lo son!
    Muy bueno tu relato, por la ventana se puede observar la vida y escribir sobre ella...
    Besos Celia, amiga mía.

    Pasá a buscar el Premio Madreselva, irá justo con este post.

    ResponderEliminar
  3. Insensibles!!, es lo que son ...
    besos

    ResponderEliminar
  4. Precioso Celia. Y la última reflexión es suprema. Muchas gracias. Un abrazo. milagros

    ResponderEliminar
  5. Precioso relato.Mucha gente insensible te ndría que leerlo, tal vez aprenderían algo de civismo y buenas maneras.Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Plas, plas, plas :)

    Gracias al bus que acaba de parar aquí.

    ResponderEliminar
  7. Pues es que a ratos, los padres son peores que los chiquillos,
    que estos al fin y al cabo, sólo copian lo que ven.

    La última frasecilla que has escrito me ha encantado.

    Besos, Celia!

    ResponderEliminar
  8. Los buenos modales muchas veces brillan por su ausencia, y lo peor es que ni se dan cuenta de que lo que hacen está mal.
    Me ha gustado mucho Celia
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Celia a veces pensamos que son tontos los que callan y listos los que hablan.
    Pero yo creo que en el silencio está la verdad.
    Si comprendieramos que todos formamos parte de lo mismo, no seriamos tan crueles.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Ahjajaja! Dale Celia! Yo te ayudo, si todos hiciéramos algo de esto que proponés, no habría tanto maleducado insensible arruinando toda la belleza que encuentran a su paso!
    Si señor! Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Ja, ja, ja, estabas aburrida te acercas a mirar por la ventana y observas, la verdad ambos se merecían unos buenos azotes en todo el pandero.

    Gracias portus visitas de estos días.

    Te invito a mi blog, le he hecho un poema a mi hijo Javier, porque un día como hoy hace ocho años por un accidente digamoslo así, ya que fue más que eso se quedo minusválido, exactamente hoy se cumplen esos ocho años, como me he desvelado por no variar le he hecho una poesía, que también he publicado en Bohemia, el dueño me deja publicar, pero nada me ha dicho si me ha perdonado o no me duele, pero me toca aguantar, y no ha puesto mi blog como los demás en su lista, y he podido constatar que de la persona que me daño, la tiene en la lista de los blogs de fotografíaa, aunque está sin mostrar su nombre, me imagino que algo de vergüenza tiene, yo a él le dije que la perdonase, pero al mostrar su blog en la lista de su macroblog y el mío no, siendo sincera me duele, creo que después del daño y embarrullar todo esta mujer por sus más que celos, que no es otra cosa que odio, Celia, menudas entradas tan horribles hizo haciéndose pasar por Mimo - Salvador Arnau, ya ves otra que merecería de esos azotes, es igual yo sigo mi camino, y como suele decir, para aquel que nada quiere conmigo tengo yo mucho, es pura ironía, mejor me lo voy a tomar así.

    Un fuerte abrazo, y no desaparecer con todo este lío, provocado por los celos.

    Maite

    ResponderEliminar
  12. Hola preciosa cuánto tiempo, estuve pasándolo mal, una mujuer a la que he perdonado me hacía cosas que no tienen nombre con un blog que creo ex profeso, pero cuánto menos sepas del asunto mejor, ya la he perdonado...

    Un fuerte abrazo.

    P.D. Pásate cuando puedas no hay ninguna prisa. Es que hoy hace años que mi hijo se quedo minusválido y le he dedicado una poesía.

    Un fuerte abrazo.

    Maite

    ResponderEliminar
  13. El daño a los arbolitos crecederos no lo perdono. Soy beligerante contra el padre y el hijo.

    ResponderEliminar
  14. Vaya Celia! Pues tienes toda la razón... A mi lo que me entristece más es el comportamiento del padre, que debería dar ejemplo a su hijo. No es de extrañar que la criatura no comprenda el daño que hace, si su padre se comporta igual.

    Buen relato.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. jajaj pues vaya se te paso el aburrimiento y lo que te entro fue una impotencia grande y una forma de remediar ese aburrimiento dandoles de zurras a dos personas que se lo merecian la verdad es que el pobre arbol no tenia ninguna culpa del que niño machaconamente le arreara con el baloncito...

    ResponderEliminar
  16. hola Celia.

    A veces el aburrimiento arranca textos geniales. He visto al arbolito con calzas, pateando el trasero del niño. No estaría mal que pasara alguna vez.

    Y lo del padre... En fin. Me has recordado un reportaje que vi en la tele sobre el tío mas tacaño del mundo. Vive en un barrio de París, pero tiene muy poco glamour.
    Entre otras muchas cosas,me llamaron la atención dos. Compra el pan de un día para otro no porque le guste duro, si no porque le hacen descuento, y las flores que le lleva a su mujer,¡pasmate! las saca del contenedor de la funeraria porque evidentemente, le salen gratis.

    A mi me vienen con flores de un parque y pillo un mosqueo, pero si me las traen de la funeraria y se las llevo a la tumba porque mato en ese instante a quien me las traiga.

    Un abrazo y gracias por participar :)

    ResponderEliminar
  17. Hola Celia: Me ha hecho mucha gracia tu relato. Ya sé que el asunto no es para reirse, pero te he imaginado ahí, tan tranquila, en tu casa, y se te ocurre asomarte a la ventana y mira el mosqueo que pillas.
    Lamentable cada día se ven más escenas parecidas. Es una pena. No es que haya niños maleducados, simplemente son niños no educados.
    Es un tema digno de una buena reflexión.

    Un abrazo.

    Maat

    ResponderEliminar
  18. Un final que rubrico cuantas veces haga falta. Yo tengo un pequeño escrito que dice:
    El silencio...
    Un buen consejo
    que beneficia la duda.

    En este caso, el silencio acabó por regalarnos uno de tus escritos. Ay, qué enigmático es el silencio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Me has recordado cuando estaba en el instituto y unos chavales se pusieron a colgarse de las ramas de los árboles del jardin, la profesora que nos estaba dando clase salió a la ventana y comenzó a gritarles ¡Tarzanes, que sois unos Tarzanes, dejad los árboles tranquilos!, la verdad es que lo recordamos durante muchísimo tiempo porque fue muy divertido
    Un saludo de Mar

    ResponderEliminar
  20. Creo que es al revés, uno se calla para no copiar, por lo menos es lo que hago. Cortito y para reflexionar. Un beso .

    ResponderEliminar
  21. Como siempre,buena reflexión... como se suele decir, si las paredes hablaran,,, saludos

    ResponderEliminar
  22. Y menos mal que la parejita no tenía perro, que es otro tema a tratar a parte. Muy cierto lo que cuentas, poco respeto hay por parte de muchos hacia todo aquello que no les contesta. Ainsss..

    Un saludo

    ResponderEliminar
  23. CELIA, ESPERA UN M0MENT0 ANTES DE DAR A NADIE...ESPERA...Y0 AH0RA MISM0 EST0Y CALLADA. ¿SIGNIFICA ELL0 QUE N0 SUFR0? AY, HA PERDID0 MI REAL MADRID P0R G0LEADA Y EN CASA¡¡¡¡ AY...
    FUERA BR0MAS, SALTA P0R LA VENTANA, DECIDIDA, C0N ALAS 0 SIN ELLAS. LANZARTE A LAS 0REJAS DEL NIÑ0, A L0S TES..ES0, DEL PADRE Y ZAS¡¡¡
    TE AYUD0. EN CUANT0 A LA MADRE...DEJALA.MEJ0R DEJALA...N0 SE EL P0RQUE. PER0 DEJALA.
    EL SUFRIMIENT0 ESTA PULULAND0 P0R EL AIRE.
    GRACIASSSSS¡
    HALA MADRID¡¡¡

    ResponderEliminar
  24. jajaj...me hago eco de las palabras de Sinuhé, que creo que ese es todavía el mal más frecuente!
    Nos falta mucha cultura urbana y respeto por el espacio público, por lo menos así es en mi ciudad (Rosario, Argentina)


    saludos de sábados literarios!

    ResponderEliminar
  25. ¡Qué cosas tan buenas trae también el aburrimiento!

    Como este divertido texto. Yo hubiera sacado la vena vocinglera y me hubiera asomado al balcón, y a gritos:

    ¡NIÑOOOOOOOOOOOOOOOOO, DEJA YA DE J........... CON LA PELOTA, HOMBRE!

    ¡Y UESTÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉ´, TÍO LISTOOOOOOOOO POR QUÉ NO SE CORTA LO QUE YO LE DIGAAAAAAAAAAAAAAAA!

    Un beso.

    Soledad.

    ResponderEliminar
  26. A veces, qué divertido resulta aburrirse...

    Besos,
    Juanma

    ResponderEliminar
  27. Entonces no te aburres, ni aun cuando dices que lo haces, porque simplemente mirando por la ventana, todo lo que vemos ya resulta la mar de interesante.

    Y nos lleva a plantearnos porque los humanos somos tan insensibles con las plantas, los arboles, las flores, los animales.Sin pararnos a pensar que triste y aburrido seria un mundo sin ellos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  28. Celia, ¿que tu te aburres? Mujer pero si siempre estás haciendo algo...

    A ese mozalbete y a su padre deberían de enseñarles educación. Que los parques están para contemplar su belleza, no para destrozarlos.

    Que pases un buen domingo
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Como me identifico con tu relato, yo también he querido muchas veces hacer lo que dices. La gente no se da cuenta de que ellos también sienten.
    Un beso Celia!

    ResponderEliminar
  30. Jajaja!!! Mi reacción hubiese sido la de Soledad. De hecho muchas veces que veo este tipo de acciones ni corta ni perezosa se los digo en su cara, me da igual lo que piensen.
    Un besito y que tengas buen domingo!

    ResponderEliminar
  31. Qué buena pregunta, Celia. Continúa, sigue aburriéndote, amiga; que no te imaginas lo distraído que resulta leerte.

    Bikiños

    ResponderEliminar
  32. Amigos. Muchas gracias por vuestros comentarios. La verdad es que el aburrimiento me duró un plis. Y he tenido un fin de semana de lo más movidito.
    Un abrazo para todos.
    La verdad es que hacer un libro con comentarios estaría gracioso. Es que, sobre todo por el Sur, tenéis una guasa...
    Un abrazo. Bueno ya os lo había enviado, pero como soy muy empalagosa, repito.

    ResponderEliminar
  33. Pues a mí también me encantaría ver a ese árbol corriendo detrás del niño y dándole un buen escarmiento, jaja, qué imagen tan genial.
    Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  34. GRACIOSA, ERES UN RATO LARGO. PROFUNDA, HASTA EL NÚCLEO TERRESTRE.
    PENSADORA, COMO UNA ESTRELLA DEL FIRMAMENTO FILOSÓFICO... ¿TE FALTA ALGO?

    ResponderEliminar
  35. Teresa. Sí, estaría gracioso un árbol aporreando a un niño. Lo malo es que seguro que el papi, indignadísimo, lo quemaría en la hogera en un momento. jajaj.

    Anónimo. Sín palabras me has dejado. ¿Que qué me falta? Ummm déjame que piense...

    ResponderEliminar